la mejor experiencia de gestión de créditos

Neobancos: solución para América Latina

Publicado 07/29/2020
Mientras que el sistema financiero en países como Estados Unidos, permite a la mayoría de la población ingresar a un banco y abrir una cuenta bancaria el mismo día, en América Latina, donde alrededor del 70% de las personas no disponen de una cuenta bancaria, los requisitos son mucho más complicados.

Muchos bancos latinoamericanos requieren de múltiples documentos y comprobantes de ingresos con rangos del 20% o superiores. Además, la mayoría de tarjetas de crédito están sujetas a tarifas ocultas que pueden afectar la salud financiera de los usuarios con menor capacidad de pago.

A pesar del desarrollo en los últimos años, la mayoría de países latinoamericanos aún reportan  bajos niveles de inclusión financiera, y los gobiernos locales toman acciones para abordar el problema adecuadamente. Los bancos tradicionales no son adecuados para atender a la clase media joven y conectada de América Latina, especialmente a medida que los teléfonos inteligentes y la tecnología móvil se vuelven casi omnipresentes en toda la región. Existe una brecha obvia en el mercado de productos que atienden a personas que cuentan con un teléfono inteligente pero que no tienen acceso a una cuenta bancaria o tarjeta de crédito.

Mientras que las fintech (organizaciones que utilizan tecnología para ofrecer servicios financieros), en general, son uno de los mercados más populares en el ecosistema tecnológico de América Latina, los neobancos se están posicionando como posibles soluciones para la exclusión financiera a gran escala en toda la región. Estos bancos totalmente móviles no operan con modelos de distribución basados ​​en sucursales y ofrecen más servicios que los bancos tradicionales. Las nuevas empresas latinoamericanas de neobancos, como Ualá, Nubank y Albo, están recibiendo ya importantes inversiones extranjeras mientras se esfuerzan por servir a los millones de consumidores no bancarizados en Argentina, Brasil y México, respectivamente.

A diferencia de otros servicios fintech, el neobanking tiene barreras de entrada más altas que hacen que sea difícil para las startups operar a través de las fronteras. Por ejemplo, las regulaciones para las licencias bancarias varían entre países y pueden ser extremadamente costosas. El alto costo de estas licencias generalmente ha mantenido baja la competencia en la industria bancaria, pero esta situación está comenzando a cambiar a medida que los gobiernos reducen las regulaciones para permitir que competidores más ágiles ingresen al sector bancario y reduzcan los costos. Esta tendencia podría ayudar a América Latina a abordar finalmente la inclusión financiera en una escala más amplia y atraer a la mayoría de la población de la región a la economía formal.

Una breve historia de los neobancos.

El neobanking comenzó aproximadamente en 2013 en el Reino Unido, con compañías como Monzo y Atom construyendo opciones móviles que brindaban soluciones más ágiles para clientes más jóvenes. Estos neobancos aprovecharon las nuevas regulaciones en el Reino Unido, que Australia y otras partes de Europa copiaron, que redujeron las restricciones sobre las calificaciones necesarias para convertirse en un banco formal. Estos nuevos actores en el sector bancario están presionando a los bancos para que sirvan mejor a sus clientes a través de servicios móviles y tarifas bajas que atraen a los millennials que no están interesados ​​en los servicios lentos y congestionados de un banco tradicional.

El sector bancario de América Latina recién se está actualizando. La burocracia tediosa es parte de la vida en muchos países latinoamericanos y acudir al banco para esperar en una fila y pagar una factura es una tarea cotidiana para la mayoría de las personas. Muchos bancos internacionales no han adaptado sus servicios al entorno local, y los bancos regionales a menudo no generan confianza. En países con alta inflación y regulación financiera inadecuada, como Argentina, muchos trabajadores prefieren retirar su pago mensual y mantenerlo en efectivo, en lugar de arriesgarse a guardarlo en un banco.

Los neobancos eliminan la molestia de esperar en largas filas o pagar tarifas predatorias en tarjetas de débito o crédito. Teniendo en cuenta su popularidad en el Reino Unido y Australia, donde la penetración bancaria ya es muy alta, los neobancos tienen el potencial de proporcionar servicios críticos a las poblaciones no bancarizadas en América Latina. Poder pagar facturas, salarios u otros gastos en línea les daría a muchos latinoamericanos más control sobre sus gastos y ahorros, y les permitiría acceder al mercado global.

¿Por qué América Latina necesita neobancos?

Un informe de 2016 para el Centro para el Desarrollo Global, encontró que los países latinoamericanos tienden a tener niveles más bajos de inclusión financiera que otros países en el mismo nivel de ingresos en todo el mundo. Las razones para esto fueron dos: 1) las leyes más débiles hacen que los bancos puedan aprovecharse de los clientes, lo que significa que hay poca confianza en las instituciones bancarias de la región, y 2) la competencia insuficiente en la industria significa que los servicios bancarios son caros e ineficientes.

Los neobancos abordan directamente estos dos problemas mediante el uso de la tecnología para rastrear el equilibrio y el gasto, así como mediante la reducción de costos con operaciones sin sucursales y móviles. Los neobancos son un gran disruptor potencial para el sistema bancario heredado que está impidiendo que América Latina logre niveles más altos de inclusión financiera.


Los neobancos activos de América Latina

En América Latina, uno de los primeros bancos móviles, Nubank, fue fundado en Brasil en 2013 para abordar el problema burocrático del sistema bancario brasileño. Nubank ofrece una tarjeta de crédito móvil gratuita que hasta ahora han solicitado más de 13 millones de personas, así como un sistema de puntos de fidelidad y una cuenta de ahorros digital que permiten ahorrar dinero sin la necesidad de visitar una sucursal bancaria.

Si bien Brasil fue pioneros de los neobancos en América Latina, otros países ahora se encuentran presentando sus propios sistemas bancarios totalmente móviles. Albo, la aplicación de banca móvil sin sucursales de México, levantó $ 700,000 dólares en enero de 2018 para proporcionar a los clientes una forma rápida y fácil de abrir una cuenta bancaria a través de sus teléfonos. Albo incluso permite a los clientes pagar facturas directamente a través de la aplicación, evitando largas filas o viajes molestos a la tienda local para pagar facturas en efectivo. La aplicación se conecta a una Mastercard global en línea que permite a los mexicanos realizar compras en cualquier lugar, sin cargos.

Ualá de Argentina funciona de manera similar a Albo, proporcionando una Mastercard global para ciudadanos argentinos excluidos de los mercados internacionales de capital. 

El neobanco de Colombia, Nequi, también reporta un rápido crecimiento. Nequi, es la primera billetera digital en Colombia diseñada bajo el nuevo protocolo de banca abierta del Reino Unido que ofrece servicios gratuitos a los consumidores, tengan o no una cuenta bancaria. Cualquier persona con un número de teléfono móvil colombiano puede usar Nequi para realizar transferencias bancarias, administrar ahorros, retirar efectivo en los cajeros automáticos de Bancolombia y realizar compras en línea. Los clientes pueden recargar sus tarjetas usando efectivo en ubicaciones seleccionadas, permitiendo casi cualquier acceso a los mercados internacionales.

Los bancos en América Latina aún no ofrecen cuentas al público en general. Esta exclusividad ha mantenido bajas las tasas de inclusión financiera en América Latina, a pesar de las rápidas tasas de desarrollo en toda la región. Los neobancos ofrecen una alternativa amigable para el cliente a un modelo bancario tradicional que beneficia más a los bancos que a los usuarios.

Para que América Latina aborde el tema de la inclusión financiera de manera integral, será necesario continuar impulsando servicios financieros disruptivos, que opten por una experiencia excelente para los clientes, tal y como ya han comenzado a hacer los neobancos.




¿Su financiera ofrece servicios disruptivos enfocados a la satisfacción del cliente? Conozca una plataforma de gestión de créditos cloud-based, segura y eficiente que le permitirá automatizar y simplificar la relación con sus clientes y colaboradores, en https://www.creditar.io/

COLABOREMOS JUNTOS

Queremos saber más de ti, contáctanos y conoce todo lo que podemos hacer por tu financiera.