la mejor experiencia de gestión de créditos

Finanzas de ciencia ficción.

Publicado 12/07/2019
En Suecia el uso de chips con tecnología NFC implantados en la piel para realizar pagos y obtener servicios es cada vez más popular. ¿Estamos cerca de una revolución financiera digna de la ciencia ficción?

En 1982 se estrenaba en los cines Blade Runner. La película ahora de culto, mostraba en su ficción los avances de una sociedad distópica sobrepasada por su desarrollo tecnológico. Hemos rebasado la fecha en la que se ubican los acontecimientos de la cinta, y a pesar de que aún no contamos con androides idénticos a los humanos, algunas ideas planteadas por el filme como el uso de videollamadas si que se ha vuelto una realidad. Este desarrollo tecnológico, ha alcanzado también la forma en la que se hacen transacciones financieras hoy en día más allá de las tarjetas de crédito.

En Suecia por ejemplo, actualmente más de 4,000 personas hacen uso de un chip con tecnología NFC implantado en la piel, con el que pueden pagar servicios como transportes, gimnasios o productos en máquinas dispensadoras entre otros. Este dispositivo emite datos al colocarse sobre un lector y permite a los ciudadanos la comodidad de no llevar consigo llaves, tarjetas o dinero en efectivo.

Algunas empresas como Mastercard, están desarrollando la lectura de datos biométricos analizados con inteligencia artificial yendo más allá de una simple lectura de huella dactilar. 
Los nuevos sistemas combinan formas de autenticación como el pulso del usuario, reconocimiento facial o o de voz logrando una autenticación transparente y segura.

El uso de estos sistemas, vendría a resolver problemas comunes como la necesidad de recordar una clave, la pérdida de las llaves del hogar o el tiempo invertido en recuperar una contraseña o el acceso a una cuenta.

BBVA implementó recientemente en sus instalaciones ubicadas en Madrid, constituidas por un complejo de 7 edificios conocidos como ciudad BBVA, un sistema llamado Selfie & Go, donde los visitantes de los restaurantes locales pueden pagar su consumo colocando su rostro frente a una cámara que al verificar la identidad del cliente, completa el cargo directamente a su cuenta bancaria.

A pesar de la comodidad que representa esta tecnología para los usuarios, existe una percepción general sobre los peligros que podría representar a la hora de mantener seguros sus datos o el control por parte de los gobiernos, sin embargo países con alto nivel de desarrollo tecnológico, prefieren mantenerse positivos a las posibilidades que ofrecen este sistema, extendiéndose su uso también a Alemania, Australia y Nueva Zelanda. 

Aunque falta camino por recorrer para ver esta tecnología implementada en todo el mundo, su uso se está normalizando abriendo nuevos debates y proponiendo aplicaciones que revolucionarán una vez más el sistema de pagos electrónicos con tecnología no muy lejana a la planteada en la cultura popular y la ciencia ficción. 







COLABOREMOS JUNTOS

Queremos saber más de ti, contáctanos y conoce todo lo que podemos hacer por tu financiera.